Joy ride :: hermeneútica de un sueño

Iba en un taxi conversando con el chofer, un tipo ya algo mayor de rasgos morenos piel medio clara y cabello blanco corto. La conversación estaba divertida incluso algo picante por momentos y en una parte él me comentó sobre un telo que me pareció tan interesante que le pedí que me haga una carrera al día siguiente y me deje allá para conocerlo.

La mañana siguiente me veo ya en el taxi de camino hacia allá; las calles pasaban y pasaban e iba conversando, distraído como habitualmente soy hasta que noto que estamos en un lugar como el by-pass de Tingo María con Venezuela y seguíamos yendo. Me pareció que estabamos ya bastante lejos y que había pasado tambien bastante tiempo manejando así que le pregunto “maestro ¿falta mucho para llegar?” el tipo me mira por el retrovisor un momento para luego volver a mirar hacia adelante sin decir una palabra. Más que amenazante o agresivo se lo veía compungido o preocupado.

Oiga, ¿hasta dónde estamos yendo? ¿a qué distrito exactamente?” le pregunto en voz alta; el tipo se veía ya abiertamente avergonzado pero aún no me decía nada. Finalmente le pregunto : “Al menos dígame cuanto falta para llegar allá” Con un rostro de desesperanza me respondió en una voz casi inaudible “cuatro horas…“. Cuatro horas. Las palabras hicieron eco en mi cabeza, asi que le dije que pare en la esquina próxima, donde ví que había una bodega. Cojí mi maletín y bajé. Entré a la bodega, dí una vuelta y miré hacia la avenida. Estabamos aún en la Venezuela. Decidí que saldría, cruzaría la avenida y tomaría otro taxi para irme de vuelta. El sueño acaba allí.

Monse aparentemente. A ver algunos detalles:

• Yo no uso maletín, si bien este era del color y tipo que me gustan -cuero oscuro muy delgado tipo portapales- yo no tengo un maletín asi ni lo he tenido. ¿Porqué llevaba un maletin con papeles a un telo? Los papeles deben haber tenido cierta importancia pues no usaría un maletín así para llevar, no sé, Condorito o un periódico.

• La bodega parecía estar fuera de Lima. Entrar a ella era como salir de aquí. Era grande pero con pocas cosas, apenas uno o dos mostradores sobre un par de mesas largas en ángulo y en el espacio libre unas cuantas mesas cuadradas de madera con sus sillas, muy al estilo de las de algun pequeño pueblo que más que como bodega viven de la venta de cerveza.

• Lo más importante, ¿porqué el taxista hizo eso? La sensación que me dejo el momento es que el tipo olvidó decirlo o no le dió importancia y luego fue consciente de su error lo que lo apenaba bastante, por eso los gestos. Pero yo también subí sin preguntar más ni hablar de dinero en ningún momento. Fue algo así como la efusividad del momento y la seguimos.

Una interpretación: el taxi es mi vida transcurriendo; yo y el chofer son dos aspectos de mi misma persona; el telo como destino, mi proximo viaje. Los papeles son las cosas que me son importantes y que llevaré conmigo, ergo van en un maletín muy fino, especial, que alguna vez deseé para ocasiones formales. Viajo despreocupado e incluso consigo que me lleven así, sin más formalidades. El desenlace me dice que cuando sepa donde voy ¿será que querré volverme?. Mas bien parece que tomaré otro camino, sin discutir con el chofer.

No recuerdo los detalles pero debe haber sido un telo bien interesante.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s