Estas son las mañanitas

Me pongo boca arriba.

Estoy en medio del enredo entre la sábana y el duvet con los que duermo. Dormí con la ventana semi abierta. Solo recuerdo haberme despertado para estirarme y cubrirme un poco con el duvet.

Pienso en Venus.

Que relax. Cada músculo parece quejarse un poco cuando me muevo pero no puedo evitar moverme para sentir la tensión de doblar la pierna, por ejemplo, y la distensión de dejarla otra vez quieta. Cualquiera pensaría que estoy en el post de un orgasmo pero no, algunas mañanas son casi o tan buenas como el post. Sobre todo si has dormido un promedio de 4 hrs por día solamente.

Cierro los ojos

Todo mi rostro se distiende, lo siguen mis hombros, mis dedos, las pantorrillas y es como si me estuviera sumergiendo en un lago o en el mar durante la noche. Todo es tranquilo, oscuro. Poco a poco indiferenciado.

Floto. Ingrávido. Casi no siento mi espalda sobre el colchón. Luego desciendo y la sensación de mi cuerpo se va haciéndo cada vez más difusa.

Sonrío. Me gusta.

No puedo escribir más.

Advertisements

4 thoughts on “Estas son las mañanitas

  1. Para que querrìas escribir mas, es mas que haces escribiendo y no echado en tu cama disfrutando de esa manera “gatuna” de desesperazarse en una mañana gloriosa solamente por que uno puede y quiere.

    Apaga y a la cama.

    Nos leemos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s