Plump

Es temprano, al menos para el común de los oficinistas. Salgo a tomar algo de desayuno. Hay aún poca gente en la calle, todo esta relativamente limpio y despejado. Pido un par de muffins en Second Cup y luego a por un cappuccino en Tim Hortons. Camino sin pensar en algo especifico solo dándome cuenta que es temprano, que el dia empieza.

La gente sale pronto, no sé como la cola avanza muy rapido y ya estoy frente al cajero <<oui monsieur?>> << un cappuccino, svp.>> <<cappuccino glacé? >> <<non, avec vanilla française>> <<moyen?>> <<hmm, non, grand>> <<oui monsieur !>>. El tipo casi parece estar a punto de chocar los tacos de los zapatos al responder y apurarse por mi café. Saco un billete de 20 y espero que me traiga el café. De pronto caigo en cuenta que estoy aqui, que mi billetera tiene dólares verdes y que estoy hablando en francés. Sin pensar.

Salgo y miro alrededor. Estoy en un calle con edificios altos de paredes de granito y solidas puertas con cuadrados de vidrio transparente. Voy hacia una plazita donde siempre veo la van del informe del tiempo. Me siento y veo. He pasado tantas veces por aqui este año, yendo a desayunar con un amigo de la oficina y conversando sin darme mucha cuenta de lo que estaba alrededor.

Una hora.

Mientras tomo un sorbo de café -está caliente- pienso en que hacer en una hora. Sacar la bici e ir al canal. O pasear un poco alrededor de aquí. Ir a nadar -eso sería rico: agua. De haber una piscina cerca sería ideal pues podría nadar al menos 45 min. Ir a casa. ¿A desayunar? como que ir a desayunar solamente, no tiene mucho sentido y si me echo en la cama.. ya fui. ¿Ir a ver que pasa con Asahina, o ver como va a ser el primer desfile de Caroline con Parakiss? Starter line sigue sonando en mi cabeza, aun con la letra incomprehensible -por ahora al menos- para mí. Nah, no me da para tanto.

Una hora no es mucho. Mejor serían dos.

It’ll have to make do. Usualmente durante esta hora tomo una siesta después de comer algo ligero. Veámos si encuento una mejor manera de aprovechar mi tiempo o mi rutina.

Una chica rubia de piel muy blanca pasa caminando. Su figura tiene la típica contundencia de una quebeca joven. Sus pasos son lentos, sin apuro. Entre su modo de andar y la cadencia de su caminar parece que se detuviera un poquito a cada paso evidenciando el plump de cada una de sus nalgas inmediatamente después que sus tacos tocan el piso y la punta del pie le sigue a continuación. Lleva una falda asimétrica que con el movimiento o el viento muestra por momentos, muy brevemente, una trusa gris con lineas blancas.

¿Será que aparece de pronto para recordarme de algo?

Me gustaría un capuccino con amaretto.

Advertisements

Just because

So, the weekend. Two days just hanging around doing nothing but pleasurable things, thinking of nothing but just the present moment.

After a year here, I’ve got almost the same level of comfort I had before. A flat where to stay, some furniture, a computer I like. Some appliances. I’m not really too attentive to material things, I mean, I’m well aware that we need them so everything flows more easily but somehow also know they don’t make me happy in a more specific sense.

Sure I could go on pursuing the american dream. A larger house, more expensive appliances, the finest furniture, an -even- upscaler neighborhood.

I didn’t came for that.

That said, I still feel something is amiss. Something was amiss. Perhaps, something will always be amiss.

I have successfully created a routine. A routine based in the regularity of my current job. A weekly check graces my account once a week making the little numbers printed on my monthly statement go up a little every time and occasionally require an extra sheet of paper to explain, expand, offer and promote things that, usually, are of no interest to me.

Little by little a certain awareness comes to my senses. I may go somewhere else, I shouldn’t stay here forever. Idealistic? A few hours ago an Indian friend was telling me to face reality, that I should stay, that changes take time and are expensive. I just said I agreed with him. But also told him that you only live once.

Seems that my words thwarted him somehow as he left the chat with no further arguments.

Reality. Unreality.

Gotta deal with both. And let others deal with theirs.

Toys

Llegaron los 2GB para mi compu. Me pareció rapidisimo, los compré ayer, recibí dos confirmaciones durante el día y ya estaban en shipping en la tarde. En la mañana de hoy ya estaban en el camión de reparto. Afortunadamente el paquete llegó cuando ya estaba aqui, así que solo abrí la puerta y firmé.

2 gb

La instalación.. no tan fácil. Osea, yo que no leí las intrucciones y no ponía bien los módulos al comienzo. Luego de un par de intentos, yap, 2 GB. Se siente algo mas rapido y puedo abrir bastantes cosas a la vez sin que nada se lentee. Y claro corriendo el 10.4.10 sin problemas.

Y a todo esto, hoy veo un resucitado -será porque es viernes 13?

Netscape Navigator

La verdad que se siente estable, como Firefox. Pero esos botoncitos verdes no los aguanto.


viendo Futakoi Alternative

Una vuelta

Me desperté como a las 11 AM y prendí el celu.

Apenas lo prendí, llamada de Wawa. Quería ir a pedalear. Yo había planeado hacer algo así pero viendo la meteo (el pronóstico del clima) decía que hoy iba a llover. Pero de lluvia, nada.

Pucha que pereza.

Justo ayer lavé el short de ciclismo. Ya pues a pedalear a Mount-Royal en un rato más. Es la segunda vez que voy; no es un circuito difícil y un poco de ejercicio cae bien. Y parece que no va a llover.

Mientras, terminé Peach Girl. Al final queda junta la pareja que yo quería que quede junta. Me río un poco de mí mismo, no sé como me gusta un anime tan rosa. Pero me gustó.

La vuelta fue bien.

De regreso nos separamos, Wawa tenía una llamada para un BBQ. Yo no tenía ganas de ir. Mejor dicho de ir a afeitarme, cambiarme, salir…

Al bajar entré a una especie de feria que había en Jean Mance. Era un festival Krishna. Wow, de tiempo que vuelvo a tener contacto con ellos. Obviamente deben estar también en Montreal.

La ropa, los rostros -hay montones de hidúes aquí-, las danzas. Y claro la prashada. Yo pensaba que era sólo los domingos en tarde, pero bueno quien no agradece un plato de comida gratis despues de un buen par de horas de ejercicio? El plato era una mezcla de subji con carne de soya, garbanzos, arroz con palillo y un postre que es como el zango limeño cuyo nombre nunca recuerdo. Obvio que iba a Govinda, no?

Repetí.

En la cola dos tipos se acercaron a mí a conversar por la bici. Uno tenía una chopper, y ambos estaban en “wow, salée bicyclette” “¿es de carbono?” “trés cool” y cosas así. No me gusta presumir de lo que tengo y no estaba seguro si estaba en medio de dos con artists. La bici tampoco es para tanto. Respondí las preguntas, sonreí un poco y luego cuando me preguntaron cuanto costó la bici les dije, y el de la chopper me dijo que la de él costó $4000. Ahhh que bien, y a mi ¿qué me importa cuanto te costó? pensé. Yo no le había preguntado el precio. Luego me preguntó si quería montarla y que él probaría la mía. No sé sí soy muy desconfiado o todo el momento era como muy mucho, así que rechazé la oferta muy cortezmente.

Esto me lleva a algo que me disgusta de varios de los peruanos que conozco o he conocido aquí. Aún no he escrito de ese tema en general, sé que es polémico y da para mucho. Ya llegaré. Pero volviendo al punto: hay gente aquí que lo primero que te pregunta es cuanto estas ganando, y luego continúa por preguntar por el precio de cada cosa, desde el reloj, si lo compraste aquí o donde, el costo de tu renta y así. Supuestamente esas personas se presentan como amigos. Y no preguntan si estás bien o como te sientes. Luego cuando les dices el precio real de ciertas cosas, se escandalizan. No conciben como algo pueda costar tanto. Es totalmente ridículo, los precios de las cosas estan en las tiendas, y no los pongo yo.

Aunque no es solo con los precios. Recuerdo haber ido a un desayuno con un jean roto en la rodilla. Es un jean super cómodo y me gusta mucho. Bueno, en la mesa alguien me preguntó si yo había comprado el jean o se había roto por sí.

¿Qué diferencia hace? El jean tenía igual un hueco en la rodilla.

¿Es más aceptable si pagué por el hueco?

Lo que suelo hacer es decirles que me encontré eso en la calle -lo que los escandaliza más y en algunos casos evidencia que ellos ya saben el precio-, o que lo compré en una tienda de segunda. Y no pueden creerlo, juran que van a ir a diario a las tiendas de segunda. O que simplemente el precio es mucho menor, más o menos en lo que yo calculo que ellos esperan que sea con lo que usualmente quedan como tranquilos y cambian de tema. No lo entiendo. Pero no tengo porque entender todo.

Y sí, esta es una cosa ambivalente, y es solo un punto. Ni mencionar el control social. Hay gente que conozco y evito por todo eso. Pero invariablemente te la encuentras en alguna reunión o evento.

Así que cuando empezaron con lo del precio en esa feria, pensé “…uuta, otra vez…” Y no les seguí la conversa por mucho rato y bueno terminé almorzando luego tranquilamente en una laderita que tiene el parque desde donde veía las danzas, los krishna y los hippies de Mile End.

Hare Rama.

krishna festival

Y mañana, a Estados Unidos.

Wow

Hace un par de días llegó un cheque del gobierno federal por devolución de impuestos. Que rico. Pensé, voy a gastar la quinta parte de esto en cosas para la bici, otra parte en cosas par mí y otra parte -la mayor- al banco.

Ayer encontré el cheque del gobierno provincial.

Solo, wow.

Podría comprar una bici de downhill entre los dos cheques.

Hace tiempo estaba pensando en un GPS. Aunque me gusta mucho el de Garmin y tiene comentarios muy interesantes no me veo cargando la batería cada noche o cada dos noches. Creo que va a ser entre un Polar 100 o un Forerunner 305.

Polar CS100

Pero bueno, por ahora los cheques van al banco. Servirán para planear algún viaje para vacaciones. O alguna escapada interesante.