Ruedas, pedales y demás

No estuvo mal el Salon du Vélo. El local estaba en un ambiente justo a la salida del Metro Bonaventure, así que no había que salir al exterior ni ponerse la casaca, guantes y gorro de nuevo -ayer estaba nevando.

De entrada yo iba a una conferencia al mediodía sobre ergonomía y uso / postura en la bicicleta, dada por un quiropráctico. Eso no estuvo tan bien pues al final de cuentas fue como una promoción, fundamentada, para el uso de una maquina termográfica empleada para determinar el grado de desviación en la postura del cuerpo. Sí, es interesante, pero esperaba información más práctica sobre ajustes, postura y efectos de diferentes cuadros en el cuerpo. En fin.

Luego salí y esto es lo que vi a la izquierda: un montón de pasadizos, expositores y stands…

Salon du Vélo

Y sí, ahí estaba Cannondale, osea que a hacer preguntas… pero no, me tocó un representante que venía de Repentigny -que está fuera de Montreal- y que no estaba seguro del tamaño máximo de aros / ruedas que mi cuadro podía aceptar. Más allá estaba Ergon y hasta tenían una de las mochilas que estan presentando este año. Pero era un demo, no para venta, al igual que todos los puños que tenían ahí.

Con todo y estando en Québec, en época de nieve no había ni un poster de la KtracK.

Ktrack

Vi las nuevas Triple Shot Pro -con las luces, parecía que la única diferencia es el anodizado negro- También vi algo de Pearl Izumi, interesante, aunque la selección era mínima para todo lo que ofrecen. Lo demás era OK, osea un poco interesante de ver pero no wow.. no soy fan de Shimano, ni buscaba una bicicleta entera. Pero igual fue divertido ver las Brompton, las full suspensión de Kona, unos aros en fibra de carbon tipo Spinergy de de US$ 2000 que se veian bien pero no pesaban mucho menos que los Crossland standard con rayos. Las recumbent, montones y super curiosas; hasta me di el gusto de manejar una en una zona de demos; son rápidas y por la postura a menos esfuerzo más velocidad. Pero se ven algo exóticas, como para hippies, tree-huggers o la gente granola, con las barbas blancas largas que llegan montando una recumbent con una banderita de colores al extremos de un mástil de plástico. Un poco alucinantes que sé yo, pero son más eficientes, innegable.

Y como no hay primera sin segunda, y estando cerca terminé en Chinatown en un buffet.

Comí opíparamente, tan fue así que anoche no cené y hoy estaba a -32°C esperando en la puerta a que abra Pharmaprix para comprar algo para el estómago.

Creo que fueron los garbanzos que los chinos usaron en una ensalada.